‘Dando la nota 3’, un final que no hace justicia a las Bellas

En 2012 aparecía en cartelera ‘Dando la nota’ (‘Pitch Perfect’) una comedia musical con un reparto muy llamativo como Anna Kendrick o Rebel Wilson pero todo pintaba a una producción por la que era difícil apostar y que parecía que en absoluto nos iba a aportar ningún elemento novedoso, simplemente contábamos con asistir a una comedia musical con algún número destacado que nos hiciera pasar un buen rato.

Nada hacía presagiar que contaríamos con una auténtica revelación, una comedia fresca, auténtica, natural, que acababa con los tópicos del género y que goza de unos personajes femeninos muy potentes pese a su juventud.

Tal había sido el éxito en taquilla que una segunda parte estaba asegurada. En 2015 el reparto inicial con alguna nueva incorporación se volvía a reunir para continuar con la historia de las Bellas de Barden en ‘Dando la Nota: Aún más alto’ (‘Pitch Perfect 2’) donde se recuperaba esa descarada y fuerte unión femenina. Nuevos espectáculos musicales llamativos y una trama que servía como buen pretexto para continuar con la fórmula nos proporcionaba una digna secuela.



Por lo tanto no es de extrañar que ‘Dando la nota’ aproveche su tirón y haya decido convertirse en una trilogía. En ‘Dando la Nota 3’ (‘Pitch Perfect 3’) las Bellas llevan vidas separadas, han dejado atrás loa años de universidad e intentan abrirse camino en el mundo laboral muchas de ellas alejadas de la música, mostrando la precariedad que sufren los jóvenes y lo difícil que es cumplir los sueños.

Ante esa desidia que sienten los personajes en cuanto se les presenta la oportunidad de realizar un tour para volver a cantar todas juntas no dudan en aceptar y lanzarse a la aventura. Este tour que se lleva a cabo a nivel mundial consiste en una gira actuando en las diferentes bases militares para las fuerzas armadas estadounidenses. Muchos grupos forman parte de este tour y además del escaparte que supone esas actuaciones las chicas de Barden se enteran del concurso que se realizará entre todos los grupos para conseguir ser el telonero de un exitoso DJ.

Jason Moore y Elizabeth Banks dirigieron las dos entregas iniciales, ahora toma el relevo de la franquicia Trish Sie (‘Step Up: All In’), una incorporación que no ha sido fructífera. Este film que debería ser un espectáculo visual, y en cierta manera controvertido, se ha transformado en un metraje que no satisface ni siquiera en su aspecto musical, algo que debería ser esencial.

Una tercera parte que pierde toda la frescura de ‘Dando la nota’



Uno de los puntos fuertes de ‘Dando la Nota’ es la introducción de éxitos musicales en su repertorio haciendo arreglos novedosos y que consiguen captar al público más joven. Pero esta vez la selección no ha sido acertada, además de escasa se ha dejado en un segundo plano los arreglos y los mashups tan pegadizos marca de la casa.

La frescura y la originalidad de la franquicia se ha perdido por completo. Ni el género cinematográfico se tiene claro, una mezcla de estilos totalmente inconexos y metido a calzador hace que ni el musical ni el ligero toque de acción que se intenta introducir surta efecto.

La trilogía acusa una fatiga que no se consigue salvar a lo largo del metraje, da la impresión que casi todos los minutos son de relleno. Intentando dar más énfasis a las historias personales de cada personaje y dejando en un segundo lugar los números musicales casi introducidos como mero relleno consigue desbaratar lo que antes estaba equilibrado, dando lugar a una pieza chirriante.



Inclinarse por la sensiblería de las frustradas relaciones paternofiliales ha sido un error, no habría sido tan fallido introducir este tema a modo de subtrama con menor peso pero convertirlo en el giro central y a modo de estructura del metraje elimina la esencia del éxito de ‘Dando la Nota’. Si esperas volver a encontrarte con algo desenfadado con un retrato femenino fresco y actual esta ya no es tu ficción.

En definitiva, una despedida que sabe a muy poco. Con haber continuado con el tónico imperante en sus predecesoras hubiera bastado pero el escaso fuelle de la película crea de este final de trilogía un desatino.

Como se comunico en su momento la película no se estrenara en el Perú.

Fuente (xx)